- Foto Cortesía de: ESPN

¿Semana vergonzosa para el periodismo deportivo colombiano?

Dos canales diferentes recibieron críticas

Camila Zapata es una periodista peruana de Directv que fue invitada a varios programas de Win Sports a propósito del partido Perú vs Colombia por Eliminatorias. En Saque Largo la comunicadora dio información y en un momento Daniel Pérez le pidió que se quitara el tapabocas no una, sino varias veces. Algunos de sus compañeros quisieron continuar la charla, pero él insistía.

 

Al final la peruana accedió diciendo que no había policías y podía hacerlo. Eduardo Luis comentó que tenía redes sociales para que la siguieran y Pérez fue más allá: “Y José Hugo es tan descarado, está casado, tiene 7 hijos y le dice que el WhatsApp. No seas descarado, José Hugo”. El tema de las redes sociales continuó un tiempo más.

 

Daniel Pérez recibió críticos y puso en twitter: “Hablar sin saber el contexto de las cosas es muy fácil, sería bueno que antes de juzgar preguntaran por el formato del programa y la confianza”. La propia periodista cito el tweet y lo contradijo: “Los colegas no se disculpan cuando cometen errores ligados al machismo. Lo normalizan. Ayer no teníamos confianza. Escribo para que más compañeras no pasen por lo mismo”. El colombiano borró el tweet y al siguiente día (miércoles) ofreció disculpas al aire.

 

 

El siguiente turno fue para Nexo de Espn donde invitaron a Sergio Goycochea. La charla inicio bien hasta que el exarquero dijo que creía que Argentina llegaba más lejos que Colombia en la Copa América. Su argumentación se basó en que el proceso con Scaloni ya llevaba 3 años, mientras que Reinaldo Rueda acababa de llegar.

 

Julián Capera le recriminó diciendo que en la última Copa América le ganó Colombia a Argentina y Goycochea aceptó diciendo que por supuesto esto era fútbol y no se sabía. Pero de parte de Jorge Bermúdez llegaron una serie de argumentos insólitos como el 5 – 0 de 1993 y llegó a llamarlo “brujo” en modo de burla. Goycochea concluyó su idea y se desconectó. Las críticas en redes sociales fueron fuertes contra los periodistas.